Para cuidar tu salud, cuida tus relaciones

Para cuidar tu salud, cuida tus relaciones

¡Cambia las redes sociales por el contacto físico!

Un aspecto decisivo para nuestra calidad de vida, para nuestra salud física y mental: nuestras relaciones sociales y afectivas.

Si te preguntamos qué es para ti la salud, seguro que estás pensando en practicar ejercicio físico, hacer una dieta sana, dejar de fumar, etc.. Pero seguramente no pensaremos en la importancia que tienen las relaciones sociales y afectivas. Pasar tiempo de calidad con las personas que nos importan, no sólo mejora nuestra salud mental sino que también, según los expertos, mejora nuestro bienestar físico.

Nuestras conexiones afectivas son tan vitales como hacer ejercicio, comer sano o no fumar.

Según un estudio concluido recientemente realizado por psiquiatras de la Universidad de Harvard, que comenzaron a investigar en 1938, explican que nuestras relaciones afectivas, sanas y de calidad nos ayudan a vivir más, mejor y a ser más felices.

CÓMO MEJORAR NUESTRAS CONEXIONES SOCIALES

Si no queremos sentirnos solos, en principio bastaría con estar, escuchar y cuidar a la gente que tenemos a nuestro alrededor para lograr bienestar en la compañía que elijamos.

A pesar de todo, Oliveros advierte que no siempre resulta tan sencillo. “Nunca nos hemos comunicado más que ahora y nunca hemos estado más solos.  Cuando basamos cada vez más nuestras relaciones en unas pseudo-vías de relación y utilizamos en exceso las redes sociales, nos engañamos”, agrega. “Lo mejor sería volver a la relación analógica, a la mirada cara a cara, a la reunión sin teléfonos, a la sencillez de la conversación acústica aquí y ahora”, concluye.

Existen tres tipos de conexiones que se pueden tener con las personas de nuestro entorno y con las que se pueden fortalecer los vínculos o mejorar nuestra rede de conexiones sociales y afectivas:

  1. Conexiones íntimas: estas se dan entre personas que te aman y cuidan, como familiares y amigos.
  2. Conexiones relacionales: estas relaciones son las que se dan con personas que ves regularmente y con las que compartes intereses, como los compañeros de trabajo o con quienes tomas café por las mañanas.
  3. Conexiones colectivas: este tipo de conexión se plantea entre personas que comparten actividades concretas como un gimnasio, un centro de yoga, clases de música o fotografía, por ejemplo.

Fuente : La Vanguardia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, a continuación responda a la siguiente operación matemática con un número: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.