Tu genética influye en tu optimismo y mucho más

Cada semana aparecen en las nuevas noticias sobre genética, descubrimientos sobre cómo algunos genes explican aspectos de nuestra vida, que hasta ahora atribuíamos exclusivamente a factores externos como el ambiente, los hábitos de vida o el aprendizaje. La genética no sólo influye en nuestro aspecto físico, también determina en gran medida cómo nos comportamos, nuestra visión de las cosas y la manera de vivir. Hoy os presentamos 3 noticias sorprendentes sobre cómo la genética influye sobre nuestro comportamiento: el optimismo, la dificultad de dejar de fumar o la elección del perfume…

1. Un 50% de la felicidad de una persona suele deberse a predisposiciones genéticas

Sonja Lyubomirsky, profesora de la Universidad de California en Riverside, ha dedicado su carrera a medir científicamente el impacto de distintas estrategias y tareas en el aumento de la felicidad. En su libro La ciencia de la felicidad resume un programa específico para aumentar la felicidad duradera. Según las investigaciones, a partir de estudios que comparan gemelos y mellizos, aproximadamente un 50% de la felicidad de una persona suele deberse a predisposiciones genéticas. Estos estudios muestran que las influencias genéticas generan personalidades con distintos niveles de optimismo, alegría, neurosis, extroversión, etc.

Por lo tanto, todos solemos desarrollar personalidades que tienden a más o menos al bienestar, ya que deben existir ciertas condiciones ambientales para que los genes se pongan de manifiesto. Por otro lado, un 10% de nuestra felicidad puede ser mejorada por la circunstancias de la vida. El 40% restante está influido por las intenciones y la voluntad, la manera de encarar la amplia variedad de cosas que nos suceden en el día y en la vida: la voluntad de ver positivamente las cosas, de hacer las tareas que incrementan nuestro bienestar y ayudan a los demás.

FELICIDAD

En relación a esto, Lyubomirsky esboza una serie de actividades que han probado aumentar el nivel de felicidad cuando son practicadas frecuentemente. Somos animales sociales, por lo cual las cosas que más nos dan sentido, placer y confianza suelen involucrar a otras personas. El ejercicio físico también es fundamental, ya que reduce el estrés. El estudio longitudinal de Harvard mostró que el 78% de las personas más felices dicen que hacen ejercicio por lo menos tres veces por semana. Los deportes además pueden ser una fuente para construir un sentido de pertenencia a un grupo y un factor para desarrollar confianza. Sin duda, entrenar el cuerpo sirve para entrenar la mente.

Por último, otra habilidad a entrenar es el optimismo: tiene que ver con pensar que uno es suficientemente bueno e inteligente y que, además, está aprendiendo, por lo que hay espacio para cometer errores. Este optimismo, a su vez, lleva a que efectivamente logremos mejores resultados. Desde los estudios neurocientíficos también se plantea la relevancia de vivir con alegría y así trabajar en pos de modular nuestra propia neuroplasticidad dirigida hacia la felicidad. Un cerebro infeliz es un cerebro menos inteligente, menos creativo y menos productivo. La felicidad, además, es un factor de protección contra enfermedades de diversa índole: los niveles más altos de emociones positivas se asocian a menores posibilidades de ansiedad o depresión asociados al estrés. Las personas, cuando se sienten bien, se enferman menos, viven más y tiene una mejor calidad de vida. Hagamos de la felicidad un ejercicio cotidiano.  Fuente: La felicidad de todos los días. Facundo Manes. El País.

2. Nuestros genes determinan la elección de las fragancias

Los perfumes tienen un olor diferente según el perfil corporal de cada persona determinado por nuestra genética. El hecho de que un perfume huela de manera muy diferente según la persona, depende de los cambios hormonales y de la edad”, dicen desde la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética.perfume

Por su parte, August Hammerlich, investigador de la Universidad de Zurich, apunta la genética como factor determinante en la elección del perfume. A través de un experimento demostró cómo las preferencias personales a la hora de elegir una esencia estaban relacionadas con determinado tipo de genes (MHC) -fundamentales en la defensa inmunológica del organismo- para realzar el propio olor corporal. Además, según el estudio de Hammerlich, los patrones para elegir los perfumes tienen también una relación con las comunicación sexual de los mismos. Fuente: La genética y otros 4 factores a tener en cuenta para elegir el perfume perfecto. Rocío Navarro. La Vanguardia.

3. La capacidad de dejar de fumar está compuesta por factores genéticos en un 50%

La capacidad de dejar de fumar está compuesta en un 50% por factores ambientales y, en el otro, por componentes genéticos. Por eso, lograr saber cuáles son los genes implicados lleva tiempo siendo el objetivo de estudio de muchos investigadores.

Uno de los principales genes implicados que se han descubierto es el DRD2, que codifica para un receptor de la dopamina, relacionada con los sistemas de recompensa. Estos sistemas están muy relacionados con las adicciones en general, ya que hacen que al contacto con ciertos estímulos (el tabaco en este caso), el cerebro genere una sensación de satisfacción.  Precisamente uno de los polimorfismos (pequeña variación en la secuencia) de este gen, el llamado Taq1A, ha resultado estar relacionado con la facilidad de ciertos personas para dejar de fumar en la población caucásica, según un estudio publicado en la revista Translational Psychiatry.

smoking

No se conoce a ciencia cierta cuál es el mecanismo por el que este polimorfismo podría favorecer poner fin a la adicción, aunque se piensa que puede actuar sobre la función de otros genes. Por lo tanto, aunque no debemos lanzar las campanas al vuelo, parece ser que el método para dejar de fumar más fácilmente podría estar en nuestro ADN, aunque aún queda mucho por investigar. Sin embargo, descubran lo que descubran, la mejor manera de dejar de fumar siempre será la misma: no empezar nunca.  Fuente: El gen que podría ayudar a dejar de fumar. Azucena Martin. Omicrono

Tu genética influye en tu optimismo y mucho más. Para más información sobre Genoxage, escríbanos a info@genocosmetics.com o llámenos al 93.611.06.48

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, a continuación responda a la siguiente operación matemática con un número: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.