Genocosmetics crea cremas adaptadas a la genética del usuario

Esta es la transcripción íntegra de la entrevista realizada por El Mundo al CEO de Genocosmetics Lab, Miguel Angel Herranz, el pasado 12 de Marzo :

Captura de pantalla 2014-06-10 a la(s) 11.36.41

La investigación genómica ha abierto las puertas a la personalización de tratamientos en el sector de la medicina pero también en aquéllos colindantes como son la salud y el bienestar, permitiendo incluso luchar contra el envejecimiento de forma prácticamente individualizada. De los avances de las últimas décadas en este terreno se ha aprovechado Genocosmetics Lab, una empresa con sede en Barcelona que ha creado, después de dos años de investigación, un protocolo de prevención y tratamiento dermocosmético acorde a la genética de los usuarios.

La compañía liderada por Miguel Ángel Herranz ha empezado a comercializar ya sus productos antienvejecimiento Genoxage, basados en la creación de un mapa diagnóstico que mide hasta 75 variables genéticas, 23 dermatológicas y 33 conductuales, con la intervención siempre de un facultativo, ya sea un dermatólogo, un médico estético o un experto de farmacia dermocosmética.

El protocolo se inicia con un diagnóstico de factores ambientales y conductuales como la exposición solar o contaminante, el estilo de vida, consumo de alcohol y tabaco o los hábitos de sueño, que se reflejan en la cara mediante arrugas, ojeras o en la pigmentación de la piel. Si bien todos esos factores explican mucho sobre el estado y las tendencias de nuestra piel, Herranz apunta que “el 60% de lo que es una persona desde el punto de vista dermatológico y del envejecimiento está determinado por la genética”, motivo por el cual la empresa ha decidido poner su foco en este terreno incipiente que se ha abierto gracias a proyectos como el del Genoma Humano o Encode.

“El 60% de lo que es nuestra piel está determinado por la genética”

Tras el fenotipo -como se denomina a ese primer diagnóstico de la parte visible realizado por un profesional-, se recogen muestras de células bucales con un bastoncillo y se envían, con una codificación que permite el anonimato del usuario, al laboratorio del Centre for Omic Sciences de Reus, que colabora con ellos en el análisis de las muestras. Una plataforma informática recoge todos los datos y, como detalla Herranz, “un algoritmo devuelve un mapa de riesgo, situación actual y variables sobre las que tenemos que actuar”.

La misión de la compañía es, según el CEO, “prevenir cuanto antes e intervenir allí donde ya hay afectación importante“. Para conseguirlo, crean productos como una crema preparadora -el proceso desde la visita hasta la llegada del tratamiento es de un máximo de cuatro semanas-, un sérum, un contorno de ojos y unaessential cream que se comercializan a través de clínicas especializadas de toda España como Dexeus, Teknon, Planas, Comyce, Alta Estética o el Hospital Nuestra Señora de América, entre otros.

“La industria de la cosmética ha crecido con ingredientes milagro”, reconoce Herranz, quien dice que Genocosmetics, en cambio, aprovecha su posibilidad de hacer cosmética personalizada paraañadir los ingredientes que necesita cada usuario y que están “científicamente probados”. Como explica la coordinadora de formulación de la empresa, Rosa Sellabona, “las cremas normales tienen un 5 ó 6% de principios activos mientras las de Genoxage tienen un 50%”, entre los que se cuentan vitaminas, ácido hialurónico o matrixyl. Con la mezcla personalizada de los ingredientes en función de la genética, la empresa quiere actuar “de forma global” sobre la única edad que podemos cambiar: la percibida.”

Para más información sobre Genoxage, escríbanos en info@genocosmetics.com o llámenos al 93.611.06.48

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, a continuación responda a la siguiente operación matemática con un número: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.