La melatonina, hormona antiobesidad

La melatonina, hormona antiobesidad

La melatonina es una hormona natural (conocida sobre todo por ser la hormona del sueño) presente en el organismo y que alcanza su pico más alto de producción durante la noche debido a la falta de luz, aunque se produce también de manera constante durante todo el día, por la acción de la glándula pineal.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR), el Hospital La Paz-Carlos III de Madrid y el Centro Científico de Salud de la Universidad de Texas (EE UU) ha descubierto un nuevo mecanismo molecular de los efectos antiobesidad que tiene la administración crónica de melatonina.

El consumo diario de melatonina ayuda a la aparición de la grasa parda o marrón, la cual no almacena calorías y regula el peso corporal.


Alimentos que contienen melatonina:

  • La melatonina se encuentra en pequeñas cantidades en alimentos como la mostaza, el cardamomo, el hinojo, las almendras, los cereales, las pipas de girasol, el cilantro, los plátanos, las bayas de Goji y las cerezas.
  • También está presente en carnes de pollo y pavo.
  • Los lácteos. Ya sabes de la importancia de tomar leche, queso o yogures en su justa medida, pero es que además los lácteos son fuente excelente de melatonina.
  • Verduras. En las cebollas y los tomates encontramos este componente que nos ayuda a dormir bien y a no ganar peso.

Para realizar esta investigación, que publica la revista Journal of Pineal Research, se administró de forma recurrente-crónica melatonina a un grupo de ratas obesas diabéticas.

Los animales que fueron tratados con melatonina vieron cómo no solo aumentaba la masa tejido adiposo marrón, sino que también mejoraba la actividad termogénica de su cuerpo y, paralelamente, disminuyó la masa del tejido adiposo blanco peligrosa, la central o la visceral”, explica el autor principal del trabajo, el catedrático de Farmacología Ahmad Agil Abdalla, miembro de Centro de Investigación Biomédica (CIBM) de la UGR, del Instituto de Investigación Biosanitaria ibs. Granada y del Instituto de Neurociencias de la UGR.

“Entre nuestros hallazgos, tenemos que destacar el aumento de la capacidad termogénica molecular mitocondrial, al incrementar la expresión de los niveles de la proteína UCP1-mitocondrial (termogenina), que es la responsable de la quema de calorías y el adelgazamiento”, señala Agil.

El efecto anti-obesidad de la melatonina, se realiza por dos mecanismos termogénicos en dos dianas o tejidos; debido a que la melatonina tiene la capacidad de convertir la grasa blanca subcutánea en grasa marrón, y de aumentar tanto la cantidad y como la actividad termogénica de la grasa marrón.

En la actualidad, el grupo de investigación de la UGR que ha desarrollado este trabajo está interesado en colaborar con empresas que deseen ayudar a la comercialización de una patente, y está llevando a cabo más ensayos con otra molécula, agonista de la melatonina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, a continuación responda a la siguiente operación matemática con un número: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.