El gluten solo es malo para los celíacos

Comer sin gluten sin ser celiaco no sólo no es más saludable, sino que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Esta es la conclusión a la que han llegado investigadores de las universidades de Columbia y Harvard en un estudio de cohorte prospectivo que ha analizado el consumo de gluten y la incidencia de enfermedades coronarias en más de 100.000 personas a lo largo de 26 años.
De hecho, otro estudio presentado en marzo por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard ya advertía contra esta moda de retirar el gluten sin prescripción médica porque una baja ingesta de cereales con gluten se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. En concreto, ese estudio establecía que las personas no celiacas que dejan de ingerir gluten tienen un 13% más de probabilidades de tener diabetes tipo 2 que las que consumen productos con gluten (y por tanto con fibra) de manera generalizada.

dieta-sin-gluten

La importancia de este estudio estriba en que demuestra científicamente que el consumo de gluten no está asociado a un mayor riesgo de infarto en los no celiacos; más bien al contrario, porque lo que ven los investigadores es que al eliminar el gluten se dejan de consumir cereales integrales, los cuales sí han demostrado su efectividad para reducir la obesidad, la hipertensión y la diabetes, de modo que se pierde este factor protector contra los riesgos cardiovasculares.
“La dieta sin gluten se está banalizando, pero es un tratamiento para una enfermedad concreta, la celiaquía, y seguirla sin estar enfermo comporta riesgos porque el gluten aporta proteínas y fibra y hay estudios que muestran que su ingesta está asociada a una menor hipertensión arterial, menos riesgo de diabetes y, a largo plazo, menos probabilidad de cáncer de colon”, coincide la presidenta del Col·legi de Dietistes-Nutricionistes de Catalunya (Codinucat), Nancy Babio. Añade que, al retirar el gluten, se suelen sustituir los alimentos elaborados con harina de trigo, de cebada o centeno por versiones hechas con harina de tapioca, arroz o maíz, que llevan más grasas y azúcares añadidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, a continuación responda a la siguiente operación matemática con un número: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.