CLAVES ANTIAGING

CLAVES ANTIAGING

Nuestro envejecimiento está directamente relacionado con nuestra genética y con nuestros hábitos de vida, en general. Por eso, cuanto antes empecemos a cuidarnos, mejor calidad de vida tendremos y mayor número de años viviremos. Lo idóneo es alargar nuesta vida de la forma más saludable posible para que no desarrollemos enfermedades.

La idea no es vivir más, sino lo que se viva, se viva bien, en las mejores condiciones de salud. A partir de los 40 años debemos empezar a cuidarnos seriamente.

La medicina antiaging se basa en 5 puntos fundamentales:

1.- Dieta. Se sabe que la única causa demostrada que aumenta la esperanza de vida es la restricción calórica. Hay estudios en ratones y otros animales donde si estos animales comen menos viven más años. Por lo que hay que procurar comer con moderación sobre todo. La dieta importante es la mediterránea, con mucha fruta, verdura, con menos carne de lo habitual, y evitando el alcohol de alta graduación.

2.- Ejercicio físico. La actividad física tiene que ser moderada, no se trata de dos horas de ejercicio físico al día, porque en exceso también oxida. Con hacer media hora o 45 minutos al día de deporte, seria suficiente. Este ejercicio irá en función de la edad y de cada paciente. Hay quien podrá hacerlo más fuerte y otras personas que por su condición tendrán que conformarse con caminar 30 minutos diarios.

3.- El control del estrés. El estrés pasa factura sobre nuestra salud. Hará que aumenten las hormonas como el cortisol o la secreción de insulina, una serie de descargas hormonales que sólo aumentarán el proceso de antienvejecimiento.

4.- Valorar la calidad del sueño. El sueño es una parte “muy importante”, donde el organismo “se resetea”. Por ello, tiene que ser en absoluta oscuridad, porque si no la melatonina no se segrega y entonces el sueño no es tan reparados como debería. Otro problema que surge en estas situaciones es que hormonas como la serotonina o la dopamina, por ejemplo, no se segregen bien si no hay sueño reparador, a la vez que se recomienda evitar también una hora antes de acostarnos el uso de pantallas, sobre todo la luz azul de estos dispositivos electrónicos que estimulan en exceso el cerebro.

5.- Control hormonal. A medida que envejecemos declinan las ‘hormonas buenas’ (hormona crecimiento, testosterona, progesterona y estrógenos, vitales para conservarnos en buenas condiciones), y aumentan las que no son tan buenas, como el cortisol o la insulina. Es por ello importante realizarse analíticas para valorar la predisposición que tenemos a padecer determinadas enfermedades.

Para más información: www.genoxage.com

Fuente: Infosalus, SEMAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, a continuación responda a la siguiente operación matemática con un número: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.